un diario posible

martes, 31 de marzo de 2009


Tengo una amiga medio siamesa, una amiga que no veo en dos días y ya la extraño. Una amiga que vive a la vuelta pero igual a veces chateamos horas o hablamos por teléfono como si estuvieramos tomando mate. Con la que comparto el mismo cuelgue de salir a caminar a las 11 de la noche aunque haya que levantarse temprano al día siguiente, de cambiar la cena por un helado y el almuerzo del domingo por un "brunch" de mate y galletitas con dulce de leche a las 4 de la tarde; una amiga con la que camino hablando de temas profundísimos que se interrumpen bruscamente ante el paso de algún chico que es demasiado lindo o de un hermoso par de zapatos en una vidriera. Con la que nos podemos pasar varios días analizando semántica y detectivescamente un mail, una cadena de chat copiada y pegada, una mirada o un gesto. Con la que nos estiramos y nos destrabamos. Y lo mejor de todo es que nos quedan mil años para seguir haciendo estas y muchas otras cosas. ¡Feliz cumple, Carla!

1 comentarios:

Ines on 31 de marzo de 2009, 13:44 dijo...

Gracias Eva!!!!!Viviremos "estiradas" hasta los 125?jeje Te espero, te quiero muuuuchooooo!!!Hoy tengo ganas de festejar, un poco gracias a vos! Si, me llamo Carla..jeje