un diario posible

miércoles, 17 de septiembre de 2008


Lorenza se come las lechugas que quedaron sobre la tabla de picar. Delante de un frasco con el cucharón, la espumadera, la cuchara de madera y la de servir fideos una cebolla que puse a germinar por pura curiosidad adquiere formas exóticas. Escucho por milésima vez un disco de Djavan. Estoy feliz y no sé por qué.

4 comentarios:

Claudia on 19 de septiembre de 2008, 12:20 dijo...

Que bueno que hoy estas feliz!Y que bueno no saber todo y disfrutarlo!
Ayer estabas triste no? (por el post digo).

Abrazo y buen día!

Eva on 19 de septiembre de 2008, 20:46 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
STUDIO QUIMERA on 20 de octubre de 2008, 11:48 dijo...

Hola muy copado el blog, con un aire como decirlo muy zen. Es lo pienso yo al leer sus publicacion.

Besos y q' tengas un muy buen día

ED!

Mary on 6 de abril de 2009, 13:30 dijo...

No sé porqué me gusta tanto este fragmento. Es como si pudiera verlo y olerlo.