un diario posible

miércoles, 9 de diciembre de 2009


Escribir:
en la compu
en una olivetti lettera
en un cuaderno con un lápiz staedler negro hb
con una estilográfica rotring
con bic de colores
en la tierra con un palito
con el dedo en la arena
en un vidrio empañado
en el agua
en la piel de alguien, una palabra secreta.





7 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo escribiría en piedra. Para el futuro.
No escribiría para mis contemporáneos.

Eva on 10 de diciembre de 2009, 8:56 dijo...

La idea era esa justamente, no escribir un "monumento" como el de Horacio, sino algo muy efímero...

Anónimo dijo...

Es lo que entendí. Pero yo busco la piedra y el monumento. No creo que en algo efímero haya algo artístico. Pienso muy diferente a todos los que me rodean.

Ines on 11 de diciembre de 2009, 13:15 dijo...

yo a veces escribo en el colchón antes de levantarme o en el aire

Anónimo dijo...

Inés: Un día lo que escribís en el aire y en la espuma será tan bello que hasta el papel te parecerá insuficiente para perpetuarlo. La idea de que la belleza se pierda te resultará insoportable. Desesperada buscarás el bronce y el granito. Las musas anhelan perpetuarse, la belleza busca la eternidad. La eternidad que pertenece a nuestros antepasados (Safo de Mitilene) será algún día tu eternidad. Los poetas -los creadores- están llamados a vivir en lo eterno, con los eternos. Otro día, si tu belleza ha llegado demasiado lejos harás como nuestros antepasados: no publicarás toda tu obra. Hay bellezas que el prójimo no puede recibir.

Eva on 14 de diciembre de 2009, 9:03 dijo...

Anónimo, si ahnelás tanto la inmortalidad: ¿Por qué firmas como Anónimo? Tus comentarios tan profundos se perderan irremediablemente sin darle oportunidad a las generaciones futiras de saber cuál fue el nombre de su autor.

Yare on 16 de diciembre de 2009, 5:01 dijo...

no importa donde se escriba, la belleza esta en la esencia de las palabras