un diario posible: El ingreso

lunes, 20 de octubre de 2014

El ingreso




Veinticuatro chicos y chicas sobre veinticuatro exámenes de seis hojas cada uno durante una hora y media. Dos chicas y un chico tienen rosarios colgados, otra chica una medallita de la virgen que cada tanto besa.
Algunos escriben sin parar, otros hacen pausas y miran para arriba como buscando la inspiración para seguir. Varios se sostienen la cabeza como si les pesara todo lo que tuvieron que estudiar para este examen crucial.
El aula está llena de colores: dos afiches llenos de nombres con un cartel al lado "Tu nombre es el eco de tu presencia", los 150 afortunados de los 600 que este año son un número, tendrán su nombre escrito en la pared de algún aula de la escuela más prestigiosa de la ciudad.
Miro estas paredes que fueron las paredes de mi escuela, miro a estos chicos que están concentrados y nerviosos rindiendo un examen parecido al que yo rendí hace muchos años concentrada y nerviosa. Miro todo con ojos curiosos y reflexivos y también con los ojos controladores de la profesora responsable de que nadie entre con trampa.